portielhos son siempre
las paredes de palabras:
abres-te al falar.